8 ago. 2012

Se acerca el gran día

Tras un mes de intensos entrenamientos saco dos conclusiones.

Uno: Este mes de julio en Madrid ha hecho un calor de cojones mucho calor.

Dos: No he cumplido plenamente el objetivo de entrenamiento, al no haber alcanzado los 750km.

Por contra, creo que el cuerpo se ha hecho a pedalear todos los días, y cada vez se queja menos. Sí es verdad que después de cuatro o cinco días seguidos las piernas están algo pesadas, pero se pasa dejando uno o dos de descanso entre medias.

La gráfica muestra los kilómetros diarios y los acumulados. Montando siempre entre una y tres horas no he llegado ningún día a 50km ni he bajado de 25km. No voy a rodar casi nada más, puesto que salgo para Roncesvalles dentro de tres días y hay asuntos familiares que reclaman mi atención.


Al final he acumulado 700km de entrenamiento, algo menos de lo que esperaba.
 
En cualquier caso, no estoy del todo contento. Creo que debería haber puesto algo más de mi parte. Si con esto vale como preparación, el Camino no es tan duro como lo pintan. Ya veremos.